Porque la relación padres e hijos ahora es más difícil en la adolescencia

Porque la relación padres e hijos ahora es más difícil en la adolescencia - Paula Moreno

Porque la relación padres e hijos ahora es más difícil en la adolescencia

En la adolescencia es cuando la relación padres e hijos, puede verse afectada por muchos problemas, discusiones y desacuerdos.

 

La relación con nuestros hijos adolescentes no es que ahora sea más difícil, sino que ellos están viviendo una nueva etapa de cambios que les cuenta manejar. Todo en su vida está adquiriendo nuevos significados y la asimilación de estos cambios no siempre es tan fácil, lo cual genera en ellos, dudas, confusión y rebeldía.

 

Durante la adolescencia es cuando los padres debemos demostrarles a nuestros hijos que estamos ahí para apoyarles y que entendemos lo que están viviendo. Así evitamos que nos vean como el enemigo para disminuir las discusiones y enfrentamientos con ellos.

 

Una de las mejores formas para lograr esto, es que como padres entendamos que ellos están creciendo y necesitan su espacio. Están aprendiendo a manejar su libertad y sus responsabilidades. Cuando los acompañamos en este proceso ellos mantendrán su confianza en nosotros y buscarán nuestro apoyo cuando tengan dificultades.

 

¿Qué podemos hacer los padres para mejorar la relación padres e hijos cuando están en la adolescencia?

Lo primero que podemos hacer como padres, es entender lo que están viviendo. Para esto es importante que conozcamos sus nuevos intereses y gustos. Podemos vincularnos con sus amigos e interesarnos en todo lo que pueda ser importante para ellos.

Adicionálmente, es importante mantener un diálogo frecuente, abierto y claro con ellos. Esto no lo debemos olvidar nunca, cuando tengamos una conversación con nuestro hijo.

 

Cuatro consejos que puedes tener en cuenta para mejorar la relación con tu hijo adolescente.

Explicarles las cosas con claridad

Si ellos tienen claro las razones por las cuales nosotros como padres solicitamos ciertos comportamientos o acciones, disminuimos los desafíos y rebeldías por parte de ellos.

Mantener una conversación

Dejar que nuestros hijos hablen y den sus opiniones y puntos de vista, ayudará a lograr acuerdos más fácilmente y a entender cómo están pensando y sintiéndose ellos.

Nunca hablar enojados

El diálogo calmado  ayudará a nuestros hijos a interiorizar lo que se espera de ellos y ajustar esta información con los nuevos cambios que están viviendo.

Coherencia con nuestras exigencias

Nuestro comportamiento como padres debe ser coherente con lo que esperamos de nuestros hijos, el ejemplo es la mejor forma de enseñarles.

 

Por último, lo que debemos hacer es establecer reglas claras para que ellos tengan claro qué esperamos de ellos. Es importante que a la hora de establecer una regla, esta sea comentadas con ellos. Ayuda mucho pedirles su opinión, aunque al final seamos los padres los que tengamos la última palabra.

 

Una vez definida las regla, se establecen las consecuencias si estas no se cumplen. Se determinan las consecuencias con acciones concretas y una duración determinada del castigo.  Es importante que cuando establezcamos un castigo nos mantengamos firmes en lo acordado. Así nuestros hijos entienden sus acciones y las consecuencias de estas.

 

Es importante que no olvidemos siempre felicitar y reconocer los logros de nuestros hijos, esto les ayudará a aumentar su autoestima y saber que son capaces de lograr todo lo que se proponen.

 

La adolescencia es una etapa normal que viven nuestros hijos y si les brindamos el apoyo y la guía que necesitan, vivirán la adolescencia como una de las etapas más maravillosas de su vida.

 

Si necesitas ayuda para manejar la adolescencia de tu hijo, pide una cita en info@psicologiaadolescente.com o llámame al 3108859832.

#adolescencia  #comunicaciónconnuestroshijos #cambiosenlaadolescencia  #relaciónpadresehijos

Leave a Comment

WhatsApp chat